martes, 15 de febrero de 2011

Miedo

 "Una vez mi mamá me conto un cuento de un niño k no tenía miedo, se llamaba Juan,  Juan sin miedo, era tan valiente que se enfrentaba a brujas, fantasmas y hasta a leones sin pasar ni pizca de miedo, pero eso sólo es un cuento. Mi mamá también me dijo k no existe nadie k no tenga miedo y que hay tantas clases de miedo como personas en el mundo: miedo a perder las cosas que quieres, aunque sean muy pero que muy pequeñas, miedo a las mariposillas que sientes en la tripa cuando te gusta un niño, miedo a lo que no se puede explicar con las palabras, o el miedo que tienes al monstruo que vive dentro del armario, al que sólo ganas cuando eres tan valiente como para mirarle a la cara".

¿Miedo? ¿Qué es el miedo?  En realidad, aunque muchas veces intente hacerme la valiente e incluso negarme a mí misma que tengo miedo, hay muchas, muchísimas, demasiadas cosas que me dan miedo. Me da miedo el futuro, el mañana, qué pasará, con qué me encontraré. Me da miedo no poder tener todo bajo control, no saber qué va a pasar en determinados momentos... aunque a veces también me da miedo saber lo que va a pasar, porque no sé cómo reaccionar, no sé cómo reaccionarán los demás y, en definitiva, no puedo controlar mis acciones o pensamientos. Pero ¿qué sentido tiene querer controlarlo todo o querer racionalizarlo todo? Hay momentos en los que pensar es justamente lo que menos necesito, simplemente necesito aprender a dejarme llevar por el momento, no temer que pasen cosas, no perderme nada bonito, interesante, divertido o emocionante por miedo a lo que pueda pasar después. Al fin y al cabo, si no hago algo por miedo a que salga mal tampoco conseguiré nada nunca, nada me saldrá bien (ni mal), seré como un vegetal que pasa por la vida sin hacer nada, sin dejar huella en nadie, sin ser, sin vivir.
El peligro del miedo es que suele llevarnos a profecías autocumplidas. Por ejemplo, si tengo miedo de hacer algo por temor a fracasar, cuando consiga intentarlo estaré condicionándome a que realmente me salga mal, por nervios, o porque yo misma no me creo capaz de poder conseguirlo.
Sé que el miedo es algo irracional y no es demasiado controlable, pero de alguna forma sí que puede controlarse. Controlando los pensamientos, si piensas que eres capaz de cualquier cosa, si ignoras lo que el miedo te hace pensar y lo das la vuelta, conseguirás superar ese miedo y conseguir cualquier cosa que te propongas. Nunca hasta hoy había pensado esto de esta forma, pero me ha gustado así que voy a intentar ponerlo en práctica, voy a intentar luchar contra mi miedo, que ya me ha fastidiado en demasiadas ocasiones. Si lo consigo ya os lo contaré,jeje.

Por último, un par de frases que me han venido a la cabeza y con las que me identifico demasiado:
- tengo miedo de que el miedo me eche un pulso y pueda más ( Rosana-llegaremos a tiempo)
- dejarse llevar suena demasiado bien (Vetusta Morla- Copenhagueesta canción no me gusta demasiado, pero la letra me pega... jugar al azar, nunca saber dónde puedes terminar... o empezar

Sin más, y con un poquito de miedo, os mando un besito :D
MiKo

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada